Artesanos

La apuesta de un artista joven

Durante la exposición del XVI Concurso Nacional de Nacimiento 2020, organizado por ICTYS (Instituto Cultural Teatral y Social), apareció una propuesta notable de una estrella de ocho puntas con elementos que se utilizan en el retablo ayacuchano que conjugaban en una composición central circular del nacimiento de Jesús con un dominante cromático terroso que recuerda al pigmento de la arcilla. El nacimiento de una luz, era el título de este trabajo de Jhoan Ataucusi, quizá alejado de la temática que imprimió en sus retablos para manifestar su posición sobre la crisis política durante el corto período en el poder de Manuel Merino en el 2020 y donde -lamentablemente- fallecieron los jóvenes Inti Sotelo y Bryan Pintado en un enfrentamiento desigual con las fuerzas del orden.

“He tomado en cuenta temas sociales, coyunturales”. Jhoan nació en abril del 2006, su juventud le ha permitido tomar una visión crítica en base a los problemas políticos y sociales del país y su trabajo es un reflejo de esta postura como un medio de reclamo o una plataforma de concientización sobre asuntos de preocupación nacional. El en 2020 la Casa del Retablo publicó retablos con temas sobre los estragos de la covid-19 que fueron tendencia a nivel nacional por la repercusión de la crisis y en aislamiento obligatorio que empezó en marzo de ese año.

“En mi curso de arte y Cultura presenté dos figuras de un retablo y cuando mi profesor lo vio no me creyó que lo había hecho yo”. Jhoan es estudiante en el colegio Mariscal Cáceres de Ayacucho y sus compañeros conocen su labor como artista brindándole apoyo para los concursos donde se exigen votaciones o compartiendo sus publicaciones sobre temas de interés. Su entorno representa un gran factor de inspiración y los episodios de crisis que ocurrieron en Lima el 2020 durante el gobierno de Manuel Merino fue un detonante para tomar una postura crítica sobre ese tema, es así que decide elaborar un retablo con las figuras de Inti Sotelo y Bryan Pintado con frases conmemorativas que recordaban que las crisis traen consigo la unión de los jóvenes para luchar por un objetivo que parece utópico hasta que este se logra conseguir.

“Este taller es una tradición de hacer retablos”. Nos dice convencido de que el legado familiar no debe perderse porque es posible que las personas se dediquen a otras actividades profesionales, pero este tipo de arte debe continuar no solo como una actividad de muchas familias, sino como un medio de difusión sobre la identidad de toda una región, esa es la responsabilidad de todos los ciudadanos ayacuchanos y de otras regiones donde se cultiva el arte como una plataforma para mantener nuestras raíces y conocer nuestra historia.

Lo primero que aflora de Jhoan durante una conversación es su enorme sensibilidad por asuntos de alcance nacional donde se ve que su preocupación es parte de su formación familiar por no ser un simple espectador sino un agente de cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 17 =